La postura boca abajo

Desde la perspectiva Pikler nunca se pone a un bebé en una postura que no haya alcanzado por si solx. Explicar el porqué de esto merece un escrito aparte, y no es la finalidad. Para saber más recomiendo este post de Romina Teta-à- Porter, en el cual lo explica estupendamente.

Hoy me gustaría compartir mis reflexiones sobre una postura concreta: boca abajo (decúbito ventral).

blogger-image-648443167

Imagen tomada de la web de la liga de la leche (www.Illa.org)

En un post anterior (de instagram) hablaba sobre el agarre espontáneo. Si se coloca a un bebé recién nacido BOCA ABAJO sobre el vientre de su madre  este es capaz de reptar hasta el pecho para alimentarse. Es decir, desde la fisiología, la primera postura a la que un bebé responde de manera natural es esta:

“Todo fluye mejor cuando no se siguen técnicas y dejamos que todo surja de modo espontáneo. Para ello, debes estar semi-acostada o sentada con la espalda reclinada hacia atrás, y colocar el bebé boca abajo sobre ti, con la cabeza situada entre tus pechos descubiertos, de modo que no quede ni un trozo del cuerpo de tu bebé que no esté en contacto con el tuyo. No es necesario sujetarlo, solo vigilarlo, porque la propia gravedad lo mantiene firme (…)

Permite que tu bebé cabecee, busque y escoja un pecho y golpee repetidamente con la barbilla hasta prenderse solo. (…)

La postura ventral, a la que también se la ha denominado de “crianza biológica“, en contacto directo cuerpo a cuerpo, es la que adoptan instintivamente todas las crías de primates para mamar(1)

“Cuando se coloca al RN en contacto piel con piel (CPP) con su madre inmediatamente después del nacimiento, y se le deja durante al menos 70 minutos, pone en marcha los reflejos de arraigo (pataleo, reptación, cabeceo, lameteo, búsqueda y succión del puño, el cual está impregnado del olor del líquido amniótico materno)” (2)

Observemos los siguientes hechos:

  • La madre no está completamente en horizontal, sino recostada.
  • Por tanto, el bebé se encuentra boca abajo, sobre el cuerpo materno, desde una leve reclinación hasta una posición más cercana a la verticalidad.
  • De esta manera el bebé repta, apoyándose sobre todo con sus pies sobre el cuerpo de la madre (yo por ejemplo situé mi brazo cruzado sobre mi vientre para que Alén tuviera más superficie de apoyo)
  • Todos esto movimientos, reflejos comportamientos forman parte del contacto piel con piel, involucran un intercambio hormonal y tienen una finalidad : el establecimiento de la LM y el vínculo madre e hijo.
  • Puede estar así más de 70 minutos. De manera natural, cómoda.
  • Es una de las características que nos definen como primates.
  • Así pues, se trata de un acto fisiológico, para el cual el bebé está programado.
  • Desde este momento, algunos bebés continúan con este tipo de agarre, y es el aconsejable para un agarre (valga la redundancia) óptimo. Otros, continúan adoptando el decúbito ventral por ejemplo para dormir, para consolarse… para disfrutar del binomio madre-hijx.

El exterior del cuerpo de la madre es el segundo medio natural del bebé, después de su interior. Sobre él, con sus apoyos, sus desniveles etc se mueve de forma espontánea.

picsea-357044-unsplash

Ahora observemos la situación de poner a un bebé BOCA ABAJO sobre una superficie X (suelo, cambiador, cama…). La razón más común para hacerlo es que ejerciten los músculos de la espalda, aunque hay otras. Desde el movimiento libre esto no se considera necesario, ya que se sabe que un bebé es capaz de ejercitar estos músculos desde la posición boca arriba o decúbito dorsal de una manera amable con su cuerpo, sin verse forzado a hacerlo y de forma autodirigida. Todos los movimientos (y son muchos) que hace un bebé desde esta posición van encaminados, entre otras cosas a fortalecer su cuello y espalda (y no de forma aislada del resto del cuerpo). Pero esto, una vez más ya ha sido explicado, y os pongo el enlace al post en cuestión, también de Teta-à-Porter

Vamos a pasar a analizar esta situación:

  •  El adulto sitúa al bebé boca abajo sobre una superficie horizontal, externa al cuerpo materno
  • Sus puntos de apoyo son pocos e inestables
  • Si comparamos con la posición anterior, la primera diferencia es que no hay nada de espontáneo, biológico ni fisiológico en esta posición. No tiene como finalidad establecer vínculo, alimentarse, sentirse seguro… Carece de el calor y suavidad del cuerpo materno, que al fin y al cabo está diseñado para recibir al bebé.
  • Recordemos el tiempo mínimo del piel con piel y agarre espontáneo: 70′. Esto es impensable en una posición dirigida por el adulto, y que nos hace pensar en lo alejado de lo sano (entendido por sano lo natural) que está.

Si la postura anterior es común entre primates pensemos: ¿algún primate (o mamífero) pone a su cría boca abajo o en cualquier otra posición para que ejercite su musculatura?

Una vez leí (o eso creo) un buen ejemplo:

” Esto es como si te apuntas a gimnasia deportiva y el entrenador te dice: tienes que saber hacer el pino-puente. Y la mejor manera es que cada día te voy a poner 5 minutos en esa posición y ya verás como poco a poco aprendes a mantenerte.”

Veamos algunas de las razones por las que se suele recomendar poner cada día a los bebés en decúbito ventral:

  • Prevenir la plagiocefalia
  • Estimulación sensorial
  • Favorecer el gateo
  • Disociación de ambos hemicuerpos

Todo esto lo va a conseguir, en su justa medida, en el momento adecuado, desde la posición dorsal (boca arriba). ¿Puede que lo consigan antes poniéndolos boca abajo? Quizás. Pero lo importante no es cuando, si no cómo.

Un bebé situado boca abajo aprenderá a levantar la cabeza. Se frustrará cada vez menos. Fortalecerá su musculatura. Si.

Pero de una manera forzada, apresurada, crispada. Esto además va en contra de la autonomía, ya que al no haber llegado por sí mismx a esa posición  le resultará mucho más complicado deshacerla, y conseguir manipular objetos (jugar) desde la misma (Os vuelvo a remitir al post sobre la postura boca abajo de Teta-à-Porter)

img_20190208_115440.jpg

Incluso cuando un bebé se da la vuelta POR SÍ MISMO, sin que nunca lo hayan puesto boca abajo para ejercitar su musculatura aparecerá la frustración, el cansancio en forma de cabeceo, la lucha por sacar sus brazos de debajo de su cuerpo (y aquí he visto a bebés tardar semanas y a otros hacerlo inmediatamente de forma natural, y toda la gama de posibilidades intermedia).

 

La diferencia con que sea el adulto quien lo sitúe boca abajo en una superficie es que la acción parte del bebé.  Actúa desde su motor interno, aquel que impulsa a todo ser vivo a moverse, desarrollarse, aprender. Es una situación a su medida, ya que a llegado a la misma cuando estaba preparadx.

Y para mí lo más importante:  Cuando situamos a un bebé diariamente X tiempo boca abajo estamos en una situación en la que el adulto ha decidido unidireccionalmente. No hay ningún diálogo ni finalidad natural. El bebé se encuentra sobre una superficie ajena, inmovilizado. No podemos preguntarle si siente angustia por no poder moverse. Si le duele. Si le es placentero.  Si siente miedo. Si se siente seguro. 

Quiero aclarar que no es lo mismo que el bebé esté boca abajo de forma puntual unos segundos mientras lo aseamos o vestimos (aún así esto se puede evitar) que situarlo X minutos a diario.

 

También me gustaría hablar brevemente (muy brevemente) de Emmi Pikler.

Ella era pediatra, por lo tanto científica, y coinciden todos los que la conocieron, una gran observadora.

Hizo sus prácticas en un Hospital Universitario, interesándose por la traumatología y ortopedia

Trabajó como pediatra de familia varios años, durante los cuales estudió y comparó en profundidad todos los ensayos y estudios de desarrollo motor. Y sobre todo, observó, en la clínica, pero también en la playa y sus hogares a las familias. Es aquí donde elabora la base de su trabajo.

En 1942 le solicitan que dirija una casa-cuna (orfanato) de Budapest. Los cambios en el mismo son radicales, todos dirigidos a reducir los efectos (físicos y emocionales) de la hospitalización e institucionalización en lxs niñxs.

Acompañó y observó el desarrollo motor de 722 niños, y estas observaciones fueron recogidas de manera exhaustiva y científica.

 

Otro día podríamos reflexionar sobre porqué su trabajo no es reconocido en la comunidad científica o sanitaria. Porqué una persona que sí dedicó su tiempo a estudiar de forma rigurosa lo que ya se había escrito sobre desarrollo infantil, no es estudiada en las aulas. 

 

 

(1) http://albalactanciamaterna.org/lactancia/claves-para-amamantar-con-exito/posturas-y-posiciones-para-amamantar/

 

(2) http://www.index-f.com/lascasas/documentos/lc0895.pdf

https://tetaaporter.com/2018/02/07/por-que-empezar-boca-arriba/

https://tetaaporter.com/2015/10/05/movimiento-libre-y-actividad-autonoma-que-implican/

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s